Caja de Ávila
 
 

Estás visualizando la versión accesible de la revista deávila, si lo deseas, puedes acceder a la versión flash.

Destinos

SUN CITY (SUDÁFRICA). DIVERSIDAD DE PAISAJES PARA UNA EXPERIENCIA ÚNICA

A tan sólo dos horas en coche desde el aeropuerto de Johanesburgo podemos disfrutar de la ciudad que nunca duerme: entre una estación balnearia y un parque temático, Sun City -también llamada Las Vegas sudafricana-, nos ofrece multitud de actividades, espléndidos hoteles y un parque nacional, Pilanesberg, donde, sobre una inmensa meseta que se elevó hace millones de años, vive en libertad la fauna más representativa de Sudáfrica.

Sudáfrica es un país de grandes contrastes, con ciudades dinámicas, hermosas playas, una orografía espectacular y una fauna y flora únicas en el mundo. Su extensión, equivalente a las de Francia y España unidas, acoge a 50 millones de habitantes de diversas etnias (coexisten un total de once idiomas oficiales) y es hoy ejemplo de convivencia entre sus ciudadanos. Los amantes de la naturaleza apreciarán la prioridad que se le da a su conservación, visible en las reservas y los parques, como el conocido Parque Kruger. La explotación de estos espacios representa un factor muy importante de la economía sudafricana, un país con grandes yacimientos minerales, principalmente carbón, plomo, y metales o minerales preciosos, como el oro y los diamantes. El encanto de lugares como Ciudad del Cabo, la pintoresca Ruta de los Viñedos, las playas de Durban, la Ruta de los Jardines en la provincia del Cabo Occidental o la observación de ballenas en Hermannus, son sólo algunos de los atractivos que nos ofrece un país que, a diferencia de otros del continente, sorprende con excelentes infraestructuras en comunicaciones y hostelería, además de una avanzada industria y excelentes servicios. Por su situación, al sur del trópico de Capricornio, disfruta de temperaturas cálidas todo el año, por lo que no es extraño que reciba un considerable número de turistas.

Sudáfrica, donde vive el 6% de la población del continente, surgió como nación de paso para los comerciantes holandeses en sus viajes a Oriente, a partir de esta circunstancia se produjo una gran afluencia de colonos y asentamientos europeos, tras el hallazgo de minas de oro y diamantes. Gran Bretaña y Holanda han sido los países de mayor influencia; desde el siglo XIX los británicos y, casi un siglo antes, los holandeses. Hoy es la primera economía de África aportando el 25% de PIB continental, algo que se refleja en su capital económica, Johanesburgo; y en Pretoria y Ciudad del Cabo, que dominan las áreas administrativa y legislativa.

Aunque aún sea relativamente desconocida en Europa y resto del mundo, no deja de sorprender la diversidad de los turistas que descubren aquí un lugar de entretenimiento para pequeños y mayores.

La ciudad del sol

Sun City es un complejo turístico situado en la provincia del Noroeste, cercano a Pretoria (58 km) y algo menos a Johannesburgo (187 km). Fue promovido por el magnate hotelero Kerzner e inaugurado en 1979. Por aquel entonces se encontraba en territorio bantustán -una extensa región a la espera de ser reconocida como país independiente por el gobierno del "apartheid"-, circunstancia que favoreció que se pudieran prácticar algunas actividades prohibidas en Sudáfrica como el negocio de las apuestas o el juego en los casinos. Una causa determinante en el origen de La Ciudad Sol, que más tarde fue ampliando su oferta de ocio hasta casi dejar en un segundo plano a sus lujosos casinos. A partir de 1990 el régimen de "apartheid" se fue democratizando progresivamente y, en 1994, los territorios bantustanes se incorporaron a Sudáfrica, lo que convirtió Sun City en un destino de vacaciones para muchos de sus ciudadanos. Aunque aún relativamente desconocida en Europa y el resto del mundo, no deja de sorprender la diversidad del origen de los turistas que descubren allí un lugar de entretenimiento. A medio camino entre una estación balnearia y un parque de atracciones, la zona, con una extensión de 25 hectáreas, es un paraíso tropical diseñado por el hombre en el que coexisten 22 ecosistemas, más de 1.600.000 especies vegetales, y en el que el agua ocupa 70.500 m2 de la superficie total.

The Palace of the Lost City es, sin lugar a dudas, el más espectacular de sus hoteles. Ofrece a los huéspedes un alojamiento que combina, a la perfección, un servicio de primera clase y las más modernas comodidades

Un centro de entretenimiento

El centro de ocio, enclavado en un edificio rodeado por esculturas gigantes, ocupa una posición central, y cuenta con multitud de videojuegos, un teatro, una sala de espectáculos -que puede albergar más de 6.000 espectadores-, cines, un casino y varios restaurantes. Tiene su salida al exterior por el Puente del Tiempo decorado con diez elefantes de piedra. Allí podemos disfrutar de una playa artificial, llamada Mono Sagrado: una piscina de 6.500 metros cúbicos con capacidad para generar olas de dos metros. Los más intrépidos podrán atreverse a probar el Templo del Coraje, un tobogán acuático de 17 metros de altura, o dar un paseo en flotadores gigantes por el Río Sagrado.

A un breve paseo se encuentra "Waterworld", un lago artificial en el que se puede navegar en lancha motora, practicar esquí náutico, jetski o piraguismo y volar en paracaídas ascensional.

En Sun City no faltan actividades, los jugadores de golf podrán disfrutar de dos campos: el Gary Player Golf Course y el Lost City Golf Course, en el que encontrarán, en el hoyo número 13, una charca con cocodrilos dispuestos a engullir las pelotas descarriadas. Son mundialmente conocidos porque en ellos se celebra el campeonato internacional de golf" Million Dollar Classic".

En el "Outdoor Adventure Center" encontraremos actividades más lúdicas y tranquilas: paseos a caballo o en elefante, rutas en "quad", tiro al plato, tiro con arco, viajes en globo, etcétera.

Para disfrutar de la contemplación de los animales visitaremos "Animal World", donde conviven multitud de especies; Kwena Gardens, una de las mayores granjas de cocodrilos de Sudáfrica; Birds of Prey, con gran número de rapaces y el Lion Park en el que podremos disfrutar cogiendo leones bebé en nuestro regazo.

En abierto contraste con otras regiones del continente, Sudáfrica ofrece una extensa red de carreteras, ciudades cosmopolitas y servicios totalmente homogables a los de los países occidentales.

Parque Nacional Pilanesberg

Uno de los mayores atractivos que ofrece Sudáfrica es su amplia oferta de parques nacionales, y el Pilanesberg National Park enclavado en el cráter de un volcan -ya extinguido desde hace varios millones de años- situado muy cerca de Sun City, es la mejor opción para disfrutar de safaris muy variados. La gestión rigurosa de los parques nacionales sudafricanos tiene como principal ventaja permitir la observación de la fauna desde un vehículo conducido por una persona cualificada para ello, o hacerlo de manera autónoma si solicitamos un permiso y nos comprometemos a cumplir una estricta normativa.

Pilanesberg es el resultado del proyecto de reimplantación y repoblación de especies más ambicioso de Sudáfrica. Sus 55.000 hectáreas (600 km2) de verdadera naturaleza africana reúnen montañas, praderas, arroyos, lagos, una exuberante vegetación y una impresionante fauna con antílopes sable, kudús, "tsesebes", cebras, jirafas, hienas, hipopótamos y por supuesto los "big five": elefantes, leones, búfalos, rinocerontes y leopardos.

Como consecuencia del crecimiento de las grandes fincas agrícolas en esta zona, en 1979 se creó un proyecto que consistió en introducir en el parque gran cantidad de animales típicos de es ta región traídos de otros lugares de Sudáfrica, es el caso de las cebras y antílopes (ñu azul, elan, kudú, oryx, sable). En 1990 comenzó la introducción de los predadores: guepardos, leones, leopardos e hienas. En total hay más de 35 especies de mamíferos en el parque; además de una gran variedad de aves con más de 300 especies diferentes.

El Parque Nacional de Pilanesberg, el quinto más grande de Sudáfrica y uno de los más bellos, nos permite disfrutar de actividades variadas como safaris fotográficos en vehículos con aire acondicionado o en vehículos abiertos 4x4; caminatas guiadas visitando zonas geológicas, lugares arqueológicos de interés, y observar el comportamiento de los animales, sin ser vistos, desde estratégicos miradores.

El resultado de este viaje es una combinación perfecta para disfrutar en familia de actividades muy variadas, de paisajes y lugares asombrosos, de una espectacular fauna y flora, todo ello sin renunciar a las comodidades occidentales. Un destino difícil de olvidar.

En la exhuberante naturaleza del parque Pilanesberg, de 600 Km2, conviven una gran variedad de antílopes, jirafas, cebras, cocodrilos, hipopótamos y los "big five": elefantes, leones, búfalos, rinocerontes y leopardo

Guía para el visitante

CÓMO LLEGAR.
Iberia tiene vuelo directo todos los días excepto miércoles y sábados. En otras compañías podemos encontrar vuelos más baratos pero haciendo largas escalas. La duración del viaje con salida desde Madrid-Barajas hasta Johansburgo es de 10 horas aproximadamente a lo que tenemos que sumar dos horas en coche hasta llegar a Sun City. El precio es muy variable en función de la temporada.

DÓNDE DORMIR.
The Palace of the Lost City, de cinco estrellas y miembro de The Leading Hotels of the World, nos garantiza una estancia inolvidable. Si se busca un hotel más económico y familiar tenemos otras opciones: Cascades, junto al centro de entretenimiento; Sun City, el más antiguo pero no menos confortable y el hotel Cabanes, adosados familiares con vistas mágníficas al Waterorld o al campo de golf.

DÓNDE COMER.
Sun City no ofrece una especialidad culinaria particular, sino cartas variadas que permiten comer cocina internacional, pero con una destacable carta de vinos. La oferta de restaurantes es muy amplia, desde lugares sofisticados y con mucho encanto a otros simplemente de comida rápida.

DE COMPRAS.
No es el mejor sitio para ir de compras, aunque si nos hemos olvidado de algo no tendremos problema en encontrarlo. Por supuesto podemos adquirir tallas de madera, abalorios y souvenirs típicos de África.

A TENER EN CUENTA.
Es importante mencionar las altas temperaturas durante casi todo el año, siendo de junio a septiembre los meses menos cálidos con mínimas de hasta 6º pero máximas de 28º. Al no ser una zona con riesgo de malaria no necesitamos vacunarnos, pero sí es importante consultar cada caso en un centro especializado. La moneda es el rand sudafricano. No hay diferencia horaria con respecto a España.

MAS INFORMACIÓN.
Viajes Caja Ávila. Arévalo 2. 05001 Ávila.
Tel.9200352910.
Email: avila@viajescajaavila.com
Web: www.cajadeavila.es.
Viajes Hidalgo. Plaza del ejercito 5. 05001 Ávila

Texto: Leonor Llorente

 
 
Volver
Imprimir
Subir
 

Aviso legal | (c) Caja de Ávila, 2006 | Todos los derechos reservados | Web Accesible