Caja de Ávila
 
 

Estás visualizando la versión accesible de la revista deávila, si lo deseas, puedes acceder a la versión flash.

Convenios

UN MUNDO SIN LÍMITES

Sus orígenes se remontan al año 2000 con la intención de especializarse en la formación e inserción laboral de personas con discapacidad, preferentemente, intelectual. Fundabem lleva, por lo tanto, nueve años dando posibilidades de futuro a estas personas. «Se trata de conseguir llevar a cabo un modelo en el que se abordan metodologías nuevas con grupos reducidos y que permite, posteriormente, trasladarlo a otras organizaciones», afirma Fernando García, presidente de la Fundación Abulense para el Empleo. De tal manera, la organización pretende formar a estas personas para que puedan desarrollar una vida laboral fructífera que abra todas las posibilidades de crecimiento personal y social. Caja de Ávila, a través de su Obra Social contribuye decididamente a este propósito mediante la financiación de algunos de sus programas, como el de formación, que desarrollan en la localidad de Navaluenga.

Fundabem (Fundación Abulense para el empleo)

Fundabem centra su metodología en la persona, algo que permite planificar el trabajo en torno a las necesidades que plantea el propio individuo con discapacidad. «Ellos son los que determinan qué quieren conseguir, con qué ayudas y quiénes son los agentes que les van a ayudar», asegura Fernando García con absoluto convencimiento. Este método obliga a la organización a trabajar en un sistema de red. De tal forma, el trabajo que desarrollan cada uno de los integrantes de esta entidad está imbricado e íntimamente relacionado para llegar a los objetivos deseados. Una evaluación permanente del logro de los objetivos hace que la persona se responsabilice de todas sus actuaciones. «Eso en el mundo de la discapacidad intelectual es muy importante » y hace que sean ellas las protagonistas de su desarrollo y de sus logros. Está claro que el desempeño de un puesto de trabajo, la retribución económica del mismo y el acceso a las oportunidades son factores que afectan directamente tanto al modo de percibirse la persona con discapacidad, como al de ser percibida por la sociedad y Fundabem trabaja en ese ámbito para conseguir la libertad de sus asociados.

El criterio esencial de esta organización es la participación en las actividades sociales del entorno. Por ello, se procura la participación en planes de empleo que procuren una buena integración laboral y la coordinación con otras entidades de Ávila y del resto de España que trabajan en la misma dirección.

El programa de Formación Continua de Fundabem se desarrolla durante todo el año en la localidad de Navaluenga, gracias al apoyo de Caja de Ávila, con el objetivo de obtener la integración laboral y la autonomía de sus asociados.

Proyectos compartidos

Un total de 9 técnicos y unos 15 voluntarios, entre los que se encuentran 12 personas mayores que trabajan en los huertos con las personas con discapacidad intelectual, hacen posible, junto a los protagonistas de este empeño, la planificación del día a día. Este equipo trabaja de forma coordinada, insistiendo siempre en los programas que buscan la capacitación laboral y personal de los usuarios a los que atiende. La implicación laboral y personal de los diferentes profesionales en cada uno de los servicios en los que directa o indirectamente desarrolla su trabajo es una de las características metodológicas de esta fundación. De tal forma, durante el año 2008, este equipo ha recibido formación sobre temas de envejecimiento y discapacidad, participación ciudadana de las personas con discapacidad, dependencia y calidad de empleo.

Cuando Fundabem nace con ese espíritu se inician unas actuaciones para impulsar proyectos en la ciudad que luego se han extendido también a la provincia, «un ámbito con más necesidades de apoyo aún», y lo ha hecho colaborando siempre con otras organizaciones. Fruto de ellas, 47 / Caja de Ávila Fundabem centra su metodología de trabajo en la iniciativa de sus asociados, de tal manera que, una vez tomada una decisión, la evolución continua de los resultados les haga sentirse responsables y protagonistas de los logros obtenidos se puede hablar del nacimiento de algunos proyectos compartidos.

Dentro de las actividades que Fundabem desarrolla, ocupa un lugar esencial el área de formación, «que pretende enseñar a trabajar a las personas con discapacidad, es decir, hacer madurar una mentalidad, una actitud y una forma de entender el mundo sin limitarse a adquirir una determinada capacidad operativa, y crear las conexiones y las actitudes necesarias para lograr su incorporación al mundo laboral».

Las actividades formativas promovidas por Fundabem reúnen varias características. Por un lado, adecuan los perfiles profesionales a la demanda del mercado laboral, se desarrollan en régimen de integración (siempre que sea posible), contemplan una larga duración para facilitar el aprendizaje a las personas con discapacidad y también prácticas en empresas ordinarias o en el Centro Especial de Empleo. El apoyo al empleo ordinario, la bolsa de empleo o el Centro de Formación Ocupacional Fundabem son algunas realidades en las que participan actualmente 19 personas con discapacidad en la capital abulense y otras 11 en la localidad de Navaluenga. La formación continua se desarrolla durante todo el año (con un periodo vacacional de 30 días) por las mañanas, mientras que la formación discontinua se desarrolla por las tardes mediante talleres a los que acuden personas empleadas y desempleadas. Además, Fundabem puso recientemente en marcha un proyecto en Navaluenga gracias a la aportación económica de Caja de Ávila. Allí trabajan en la capacitación personal y profesional en materia de jardinería dentro de un programa de formación para la inserción laboral de personas con discapacidad en la zona del Alto-Medio Alberche. Junto con la Obra Social de Caja de Ávila, la Administración regional y la provincial, además del Real Patronato sobre Discapacidad, colaboran económicamente en este fin. De tal manera, Caja de Ávila firmará este año un convenio de colaboración con Fundabem para consolidar el ambicioso y necesario proyecto provincial.

Fundabem centra su metodología de trabajo en la iniciativa de sus asociados, de tal manera que, una vez tomada una decisión, la evolución continua de los resultados les haga sentirse responsables y protagonistas de los logros obtenidos.

Socialización de la discapacidad

El ocio de los asociados está bien reflejado en los objetivos de Fundabem. Lo que la organización pretende es la socialización de las personas con discapacidad. En 2008 se desarrolló el programa Respirocio en el que han participado 32 personas con discapacidad, con edades comprendidas entre los 16 y los 54 años, y 78 familiares de personas con discapacidad. El programa se ha desarrollado durante los fines de semana de febrero a noviembre en coordinación con el resto de acciones de la fundación. Salidas a diferentes poblaciones de la provincia y provincias cercanas, participación en actividades organizadas en torno al ocio -como «Esta noche, Kedada»-, talleres de teatro y educación afectivosexual y baile son algunas de las actividades promovidas y desarrolladas con gran éxito entre las personas con discapacidad que forman parte de la gran familia de Fundabem.

Por otro lado, desde la fundación se impulsa la autonomía de estas personas. Esto ha llevado a poner en marcha dos viviendas supervisadas y en cada una de ellas conviven tres personas con discapacidad que administran y llevan la organización de la casa, con una pequeña supervisión durante los tiempos de comidas. El apoyo a las familias de personas con discapacidad es esencial y un trabajo en el que Fundabem se emplea a fondo. La información, la formación y el desarrollo de actitudes asociativas son algunos de sus empeños. Sin embargo, la fundación desarrolla también una importante tarea de estudio y divulgación en colaboración con los centros universitarios del entorno y con colegios profesionales ubicados en Ávila para el desarrollo de prácticas del alumnado y de proyectos de investigación. De tal modo, durante 2008, Fundabem ha participado en el II Plan de Acción para personas con Síndrome de Down y ha organizado las Primeras Jornadas sobre Envejecimiento y Discapacidad en la provincia de Ávila.

Recientemente se ha puesto en funcionamiento, con la ayuda de Caja de Ávila, un proyecto de capacitación profesional en jardinería en Navaluenga, dirigido a personas con discapacidad de la zona del Alto y Medio Alberche.

La sensibilización y la solidaridad son claves en el desarrollo de toda la actividad de Fundabem. Los huertos en los que trabajan personas con discapacidad intelectual y personas mayores son una buena muestra de sus frutos. «Villa in Abula» es el nombre de esta iniciativa que ha permitido a 20 personas con discapacidad intelectual y a 5 mayores compartir tareas de horticultura, recuerdos y tradiciones.

Una vida plena, constructiva y fructífera en la sociedad en la que viven las personas con discapacidad es, en definitiva, el objetivo que para ellas se ha marcado Fundabem desde su nacimiento, un objetivo que se logra con el esfuerzo y la atención de todos y cada uno de los que formamos su entorno, personas que creemos en un mundo sin límites.

Texto: Ana Agustín

 
 
Volver
Imprimir
Subir
 

Aviso legal | (c) Caja de Ávila, 2006 | Todos los derechos reservados | Web Accesible